Fiscal

Gastos en la compraventa de una finca rústica. ¿Quién los tienes que pagar?

Gastos de Notaría y Registro:

La compraventa de cualquier propiedad se ha de hacer ante un notario, el cual cobrará su minuta y posteriormente, dicha transacción se tiene que registrar en el Registro de la Propiedad que corresponda. Si la actividad del comprador a la cual va a afectar la finca adquirida tiene la condición de explotación prioritaria, puede haber una bonificación del 30%.

Según el art. 1455 del código civil: Los gastos de otorgamiento de escritura pública son de cuenta del vendedor y los de primera copia y posteriores a la venta de cuenta del comprador. Aunque ambas partes pueden pactar libremente quién debe abonarlos.

En resumen, el coste de la escritura matriz o escritura original son del vendedor y los de las copias del comprador. Aunque en la práctica, lo normal es que se pacte que el comprador asume todos los gastos de notaría y registro anteriormente citados. Los gastos de la inscripción de la escritura en el Registro de la Propiedad son de cuenta del comprador.

Si la finca tuviera cargas que cancelar, los gastos asociados a la cancelación de dicha carga o hipoteca son de cuenta exclusiva del deudor hipotecario, es decir del vendedor y se hará efectiva con anterioridad a la firma de la escritura.

 

Los gastos de gestoría y tramitación del expediente:

Los gastos de los posibles intermediarios, o los de un perito para medir la finca y realizar la coordinación de catastro y registro, los pagará el que los haya contratado, salvo pacto entre el comprador y el vendedor.

 En cuanto a los impuestos:

  • Ganancia o pérdida patrimonial: El vendedor en su declaración de IRPF anual tributará por el aumento o disminución patrimonial.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP): El comprador deberá pagar este impuesto, es conveniente estudiar los beneficios fiscales si el comprador tiene la condición de explotación prioritaria.
  • El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) correspondiente al año en el que se formaliza la compraventa. Es un impuesto municipal y corresponde pagarlo al vendedor, con independencia de que venda el día 2 de enero o el 31 de diciembre, aunque se puede acordar que este impuesto lo asuma el comprador.
  • Impuesto sobre el Incremento de Bienes de naturaleza Urbana (plusvalía municipal): como bien dice su nombre, este impuesto grava los bienes urbanos, por lo que una compraventa de una finca rústica no .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *