Fiscal

El sujeto pasivo y la inversión del sujeto pasivo

Surtax asesores

Conceptualmente hablando, un sujeto pasivo es cualquier persona física o jurídica que tiene que hacer frente a una obligación a favor de otra persona, ya sea física o jurídica. Es decir, un sujeto pasivo es toda aquella persona que debe satisfacer una obligación frente a otra.

Poniendo un ejemplo, si una persona física acude a una entidad bancaria a solicitar un préstamo, el sujeto pasivo sería la persona física, la cual tiene una obligación de devolución del préstamo en las condiciones previamente pactadas hacía la entidad bancaria, conocida como sujeto activo o acreedor de la deuda.

Si hablamos de la figura del sujeto pasivo en el ámbito tributario, es decir, en relación con el pago de impuestos y diversas obligaciones de carácter fiscal, el sujeto pasivo será toda aquella persona física o jurídica sobre la cual recae la obligación de satisfacer impuestos, debido a que ha generado un hecho económico del cual surge la obligación de pagar impuestos.

Llegados a este punto donde ya conocemos el significado de sujeto pasivo, cabe diferenciar la figura del sujeto pasivo y la del contribuyente.

Aunque en más de una ocasión estas dos figuras jurídicas coinciden en la misma persona, como es en el caso del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en otras circunstancias estás figuras no recaerán sobre la misma persona, puesto que depende de sí hablamos de un impuesto de carácter directo o indirecto. Así pues, en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) podemos diferenciar entre el contribuyente, siendo este el consumidor final en el cual recae la obligación de satisfacerlo, y el sujeto pasivo, que será el intermediario que realiza el hecho económico.

Conocidos ambos conceptos, es muy probable que además de estas figuras jurídicas, hayas podido escuchar el termino de inversión del sujeto pasivo en el IVA.

Pues bien, la inversión del sujeto pasivo significa que el sujeto pasivo de la operación recae en aquella persona que recibe el servicio o compra el bien, en lugar de la persona la cual presta dicho servicio o vende dicho bien. Esta figura es enormemente habitual cuando hablamos de operaciones en las que interviene el IVA, siendo totalmente imprescindible que para que se produzca esta figura, la operación sea realizada entre empresarios y/o profesionales.

En este sentido, existe la posibilidad de que en una operación de compraventa de un local comercial realizada entre empresarios o profesionales, podamos evitar soportar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), haciendo que la operación tribute por IVA, pudiendo soportar y auto repercutir dicho impuesto, quedando dicha operación sin impacto fiscal. Así pues y como hemos comentado anteriormente, será el sujeto pasivo de la operación la persona que compra dicho local comercial, y no el vendedor, como suele ocurrir en la mayoría de las operaciones corrientes.

Sabedores de que esto último puede generar algunas dificultades a la hora de aplicar esta figura de la forma correcta, pues debemos de cumplir una serie de condicionantes para poder llevar a cabo dicha operación, desde SURTAX-ASESORES estaremos encantados de estudiar este tipo de operación y poder analizar cada caso en cuestión con mayor profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *